Bienvenidos...

Mi blog de Comercio Exterior

Soy contador público (UNL), Especialista en Comercio Exterior (UNR) y Despachante de Aduana. Escribí dos libros que buscan -sobre todo- insertar personas en la exportación: Teoría y Practica de la Exportación por Cuenta y Orden de Terceros (Ed. Librería Cívica, 2013); y Comercio Exterior Para No Especialistas (Ed. Tarifar, 2015). Combino mi trabajo diario con la docencia en carreras de grado y posgrado de algunas universidades nacionales y seminarios en instituciones intermedias de todo el país, y en algunas empresas (“in company”). Suelo participar en los medios con columnas especializadas. Vivo mi trabajo como una pasión, aunque lo más importante siempre está fuera del trabajo. Mi frase preferida: Nunca te des por vencido, porque si lo hacés, viene un chino y te mete en la góndola de los lácteos. Bienvenidos!!!.

viernes, 7 de abril de 2017

Columna LA NACIÓN 07/04/2017. Microexportación, el camino para revertir la concentración


Apenas 100 empresas argentinas (el 1% del padrón total) representan más del 70% de las ventas al exterior; cómo desarrollar un régimen que facilitela incorporación de las firmas más pequeñas al mercado internacional.

En 1963, Edward Lorenz hacía unos cálculos en su laboratorio cuando decidió obviar algunos decimales de un número al pasar. Edward no podía creer el resultado final, por demás inesperado. Ese acontecimiento marcaría el inicio de la teoría del caos o "efecto mariposa". El aleteo de la mariposa en un lugar del mundo puede sentirse del lado opuesto. Aunque suene irreal al principio, el concepto encierra la realidad de que somos parte de un sistema en el que grandes cambios se generan desde la suma de pequeños cambios cotidianos, lo que nos convierte en protagonistas irreemplazables.

La Argentina se destaca por la concentración en su comercio exterior, tanto en el origen como en los destinos, en los productos exportados y en los protagonistas. Sobre esto último, según la Cepal, en nuestro país hay casi 10.000 empresas exportadoras. De ellas,



Seguir leyendo aquí:  http://www.lanacion.com.ar/2005230-microexportacion-el-camino-para-revertir-la-concentracion

jueves, 9 de marzo de 2017

Quiero vino por favor!. Llegó el Puerta a Puerta a los vinos.

Por Diego Dumont - Para Puerto Negocios

Hace varios años  (qué viejo que estoy),  sonaba en todas las fiestas  un tema de la agrupación La Mark, que no merece ninguna medalla ni por la letra  ni por encanto musical, pero seguramente dejó  a sus ejecutantes una buena moneda en el bolsillo por ser un ícono de algunos días de verano, para  luego pasar a las profundidades del olvido y a desperdiciar un lugar que podría haber sido mejor aprovechado en la memoria de quien escribe. El título, la letra y el estribillo, todo en uno: quiero vino por favor.

Pero no sólo La Mark quería vino. Muchos mercados extranjeros demandan vino argentino por su reconocida calidad y precio competitivo. Sin embargo, al ser este un producto alimenticio, debe cumplir con algunos trámites para luego ser exportado que muchas veces hacen difícil a quienes se inician en el negocio, la inserción y el aprovechamiento de oportunidades.

Pero en febrero  pasado se flexibilizó la exportación (y la importación)  de pequeños volúmenes de vinos o mostos. Así lo indicó Resolución 28-E/2017 (Min. Agroindustria/INV), eximiendo del “Análisis de Exportación” o de la extracción de muestras por “Control Importación”, a algunas partidas de vinos y mostos previstas expresamente. 

La norma favoreció a ciertos envíos como:
-  los que tramitan por la via diplomática,
-  las muestras destinadas a ferias o eventos de promoción en envases de hasta 5 litros y cuya cantidad total no sea superior a 60 litros;
- los envíos de carácter ocasional entre particulares y los realizados por turistas extranjeros, sin finalidad comercial  (en envases de hasta 5 Iitros y hasta 30 Iitros en cantidad);
- partidas con valor comercial de hasta 100 litros por producto;
-  partidas de vinos o mostos que egresen o ingresen para fines de experimentación científica o técnica (hasta 12 Iitros y de hasta un máximo de  2 unidades de un mismo producto); 
- envíos de hasta 60 Iitros que formen parte de los efectos personales de particulares con motivo de mudanza o traslado;  
- vinos destinados al consumo personal o familiar de los particulares que no excedan los 15 Iitros por pasajero y que formen parte de su equipaje, y
-  muestras sin valor comercial que tengan como objeto concretar operaciones comerciales, hasta un volumen de 100 litros con un máximo de 18 litros de un mismo producto.

Como requisito obligatorio, todos los productos beneficiados deben contar con el correspondiente Análisis de Libre Circulación habilitado y en vigencia (aunque no es obligación ser aportada en envíos postales y por courier). Por el lado de los importados, deben ingresar fraccionados y etiquetados y poseer un certificado de análisis extendido por laboratorio oficial o reconocido por las autoridades sanitarias del país de origen, donde conste su aptitud para el consumo, y si ingresan por la via postal o Courier están exceptuados de la presentación de certificado de análisis.

Aunque la norma beneficia a exportaciones e importaciones, el foco debe estar sobre las primeras. En esta época de impulso de ventas argentinas al exterior, es un avance importante, que puede facilitar la presencia del vino nacional en nuevos mercados y ojalá nos salve de seguir recordando la “canción”. Nos vemos!.

Al pié la norma completa:

lunes, 6 de marzo de 2017

Se derogaron las DAPE y DJAS

Esta mañana se derogaron las Declaraciones Anticipadas de Servicios (DJAS) y de pagos al exterior (DAPE). Les dejo los enlaces de Twitter ya que no hay mucho más que agregar. Era una norma esperada. Nos vemos!


Translate