Bienvenidos...

Mi blog de Comercio Exterior

Soy contador público (UNL), Especialista en Comercio Exterior (UNR) y Despachante de Aduana. Escribí dos libros que buscan -sobre todo- insertar personas en la exportación: Teoría y Practica de la Exportación por Cuenta y Orden de Terceros (Ed. Librería Cívica, 2013); y Comercio Exterior Para No Especialistas (Ed. Tarifar, 2015). Combino mi trabajo diario con la docencia en carreras de grado y posgrado de algunas universidades nacionales y seminarios en instituciones intermedias de todo el país, y en algunas empresas (“in company”). Suelo participar en los medios con columnas especializadas. Vivo mi trabajo como una pasión, aunque lo más importante siempre está fuera del trabajo. Mi frase preferida: Nunca te des por vencido, porque si lo hacés, viene un chino y te mete en la góndola de los lácteos. Bienvenidos!!!.

sábado, 11 de noviembre de 2017

♪♫♬ Quieee-e-en se va tomar todo el vino (Oh - Oh –Oh- Oh)


Por Diego Dumont - Para Puerto Negocios

Alibaba Group no es una empresa sino varias. Su principal referente es alibaba.com, quien juega fuerte en el comercio electrónico B2B (empresa a empresa). A través de otras firmas como Alliexpress, Tmall, TaoBao, Alipay, Aliyun, Juhuasuan y 1688.com, el grupo cubre otras áreas como el comercio empresa a consumidor (B2C), consumidor a consumidor (C2C), desarrollos informáticos, y pagos online. Tiene cerca de 500 millones de usuarios, factura más de 20.000 millones de dólares por año y tiene más de treinta mil empleados. Es la segunda marca más valiosa de China según el ranking de interbrand.com, y una de las de mayor crecimiento del mundo. Sus números lucen increíbles, más del 80% de las transacciones chinas pasan por este gigante, pero la principal materia pendiente es cruzar la frontera china con más fuerza y conquistar clientes en otras partes del mundo. 

Su fundador Jack Ma, pasó el último tiempo arriba del avión, visitando líderes políticos y cerrando negocios. Un ejemplo fue la visita a Donald Trump ni bien asumió, ofreciéndole espacio en su portal para un millón de pequeños comerciantes estadounidenses. El acuerdo permitiría generar empleo a Donald, y futuros clientes a Jack. 

Con la misma lógica, en su visita a Argentina, en mayo de este año, Jack Ma acordó con Macri –entre otras cosas- un lugar en alibaba.com para los vinos argentinos. Argentina es el noveno productor de vino del mundo (con algo menos de mil millones de litros de producción anual), muy cerca de Chile. Sin embargo el país trasandino es el segundo mayor exportador de vinos a China (detrás de Francia), y Argentina apenas entra al top ten de esta tabla. Puede ser clave la alianza de las bodegas con Alibaba (por donde pasa cerca del 50% de las ventas online de esta bebida). 

El lanzamiento de la iniciativa fue el once de noviembre. Se eligió este día por el “Día del Soltero”. Y se eligió que el Día del Soltero sea el 11 del 11 porque la fecha representa a un árbol sin hojas según la creencia china. En ese día quienes no encontraron su media naranja, (o medio pomelo, melón. o la fruta que le mejor le quede), festeja su soltería recibiendo y haciéndose regalos (por eso es una fecha de buenas ventas online). Nada mal festejar (o ahogar las penas) de la soltería con un buen vino e irse a la cama contento. 

Alibaba.com prevé otras compañas “marketineras” en el futuro: en abril para el Día Mundial del Malbec, y luego para el 25 de mayo (por nuestra fiesta patria). Las bodegas se irán turnando para publicar sus productos en la "Official Argentine Wine Flagship Store" que preparó el portal. La Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI), el Ministerio de Agroindustria y Wines of Argentina (WofA), gestionarán la campaña. 

Ahora, para que Usted entienda la dimensión del negocio preste atención. China es el quinto comprador de vino del planeta. Tiene cien millones de consumidores, ni aparece entre los países de mayor consumo. No es quien se ha tomado todo el vino (en la canción de la Mona), pero tiene mil trescientos millones de habitantes y tendrá cerca de quinientos consumidores para 2020. Dijimos que nuestra producción anual de la bebida son menos de mil millones de litros. Ahora piense: si a cada chino le vendemos 1 litro más de vino argentino, se toman todo el vino!! Y ni duplicando la producción anual se alcanza a cubrir la demanda. Nos vemos,

martes, 7 de noviembre de 2017

Columna LT10 07.11.2017 - FIN DEL CONTROL DE CAMBIOS

Desmontando el control de cambios: fin de la obligación de ingreso de divisas. Para LA NACION





 http://www.lanacion.com.ar/2080499-desmontando-el-control-de-cambios
Argentina es un país que oscila entre opuestos.  Todo se va, todo vuelve. Ahora es el turno del mercado de cambios. Salimos milagrosamente  de la tremenda  crisis del 2001 con un Mercado Único y Libre de Cambios  (ni único ni libre a lo largo de estos años) que trajo consigo un importante aparato de control que implicó cargas administrativas para bancos, la AFIP, exportadores e importadores, despachantes y otros operadores. De a poco, nos fuimos sumergiendo en un contexto de control de cambios que  se mantuvo aún en tiempos de posterior bonanza, y alcanzó su máxima intensidad durante el cepo cambiario, fundamentalmente a través de las declaraciones anticipadas, principalmente con la DJAI, el dólar turista y el dólar ahorro (una agotadora fila para acceder a las divisas).

Pero este esquema no era nuevo. Ya había existido control de cambios en Argentina a partir del año 64, luego libertad cambiaria en los 90, ahora llegaba el turno a las restricciones que con el tiempo se hicieron control de cambios, y hoy de nuevo caminamos  hacia a la libertad cambiaria.

El  nuevo Gobierno, primero corrigió el tipo de cambio, eliminando el mercado paralelo y después apostó a la gradualidad. Primero extendió el plazo de ingreso de divisas (a cinco y luego a diez años), luego  fue por el lado de las importaciones, eliminando el seguimiento (SEPAIMPO), después se desreguló el ingreso para exportaciones de servicios y ahora es el turno de las exportaciones de bienes. A partir del Decreto 893/2017 recientemente publicado, no requiere de ingreso de divisas, lo mismo que no es éste requisito para el cobro de los reintegros de exportación.
Esta medida es adecuada en un contexto sin cepo, donde el dólar flota con libertad y donde el Banco Central tiene respaldo suficiente. Es una carta fuerte la que juega el Gobierno intentando enviar una señal de confianza a las empresas locales y extranjeras. Hay que tener en cuenta que en Argentina el 90% de las exportaciones proviene de unas 750 empresas y que de estas más de la mitad son multinacionales.

Por otra parte, con los medios tecnológicos que hay disponibles hoy día, la AFIP actual  tiene los elementos necesarios para combatir con éxito la evasión y la subfacturación, procurando una correcta declaración por parte de los contribuyentes en  sus  ventas y un adecuado ingreso de tributos. Todo esto  alivia la labor de quienes trabajamos en comercio exterior y brinda espacios a tareas más fructíferas.


lunes, 30 de octubre de 2017

Hacia una “Nueva Aduana”: Operador Económico Autorizado. Para EL CRONISTA

Es complejo el desempeño  de la aduana moderna. Debe impulsar simultáneamente dos fines tan válidos como opuestos:  buscar  la máxima seguridad y al mismo tiempo lograr que las mercancías circulen a mayor velocidad por las fronteras. Es como querer frío y calor a la vez. Pero tener una mano en el freezer y otra en la estufa nos deja bien en promedio pero no en los hechos. ¿Cómo se resuelve el dilema?. Les cuento. 

Las aduanas están entre los primeros organismos en la historia de los Estados. Lógico, porque los Estados necesitan recursos para funcionar y estas los proveen en abundancia, toda vez que la principal función histórica ha sido (y aún es) la recaudación. Para garantizarlo durante siglos  la premisa fue   “contar y tocar”,  control intrusivo a la mayor cantidad de cargas posibles, era sinónimo de éxito. Pero el crecimiento del comercio cambió los resultados y obligó a la Aduana a evolucionar, primero a ampliar el control del tráfico de mercancías a otros fines extra recaudatorios y hoy  hacia la facilitación. La clave está en la inteligencia. Si se utiliza adecuadamente la información que posee el Estado y se  mejoran los perfiles de riesgo, se puede ir a un control físico menos amplio pero mejor dirigido, bajando los costos de las empresas y del Estado.

Para lograrlo, deben establecerse nuevas reglas, categorizar a operadores y modernizarse sistemas. En esa línea, en 2005 la Organización Mundial de Aduanas adoptó el Marco de Estándares SAFE para Asegurar y Facilitar el Comercio Global (Marco SAFE).  Es un marco  dinámico, que periódicamente es revisado y  completado (por eso desde la OMA se lo conoce como Paquete SAFE) que busca disuadir el terrorismo internacional, mejorar la recaudación y promover  la facilitación del comercio en todo el mundo.

Bajo este paraguas Argentina viene impulsando un plan  de cinco años para instalar la Ventanilla Única del Comercio Exterior, había establecido el Sistema de Operadores Confiables (SAOC) en 2007(para exportación) y ahora internalizó la figura del Operador Económico Autorizado (OEA)por RG AFIP 4150 publicada recientemente, donde extiende el SAOC a la importación. En palabras de la norma, OEA es el debido cumplimiento de las obligaciones aduaneras, impositivas y de los recursos de la seguridad social, así como también la seguridad de las mercaderías y la integridad de la cadena logística. A cambio, la AFIP concede beneficios a los operadores, principalmente el que las operaciones cursen –salvo excepciones-  por canal verde.


Los operadores que pretender ser OEA deben acreditar y mantener el cumplimiento de sus obligaciones fiscales, antigüedad no menor a 3 años, solvencia financiera (patrimonio neto igual o superior a U$S 1.000.000 o garantía no inferior a U$S 100.000 o equivalente), poseer sistema informatizado de gestión de stocks, los recursos tecnológicos que determine AFIP  y amplias condiciones de seguridad. Se prevén dos categorías Nivel A y  Nivel B según el tamaño del OEA y se requiere una permanencia no menor a ocho meses.

Translate