Bienvenidos...

Mi blog de Comercio Exterior

Soy contador público (UNL), Especialista en Comercio Exterior (UNR) y Despachante de Aduana. Escribí dos libros que buscan -sobre todo- insertar personas en la exportación: Teoría y Practica de la Exportación por Cuenta y Orden de Terceros (Ed. Librería Cívica, 2013); y Comercio Exterior Para No Especialistas (Ed. Tarifar, 2015). Combino mi trabajo diario con la docencia en carreras de grado y posgrado de algunas universidades nacionales y seminarios en instituciones intermedias de todo el país, y en algunas empresas (“in company”). Suelo participar en los medios con columnas especializadas. Vivo mi trabajo como una pasión, aunque lo más importante siempre está fuera del trabajo. Mi frase preferida: Nunca te des por vencido, porque si lo hacés, viene un chino y te mete en la góndola de los lácteos. Bienvenidos!!!.

viernes, 13 de enero de 2017

Entrevista Radio Conexión Abierta CABA 13.01.2017 - #COMEX #VUCE


Columna de hoy en EL CRONISTA.





Por Diego Dumont. 
para el Cronista Comercial

En los últimos días hemos presenciado los albores de la puesta en marcha -estimada en cinco años- de la Ventanilla Única del Comercio Exterior Argentino (VUCE) -la ‘Single Window’ nacional-.

Después de una experiencia acotada a administrar las importaciones en 2012 y 2013, hubo un relanzamiento general con el Decreto 1079 el año pasado, y en los primeros días de enero se empezaron a volcar algunas operaciones del INV y SENASA, únicos dos organismos oficialmente adheridos hasta el ahora.
Contexto internacional:

Argentina es uno de los últimos países en sumarse seriamente a esta tendencia global. Primero, y mucho antes de llamarse VUCE, Singapur y Hong Kong, pusieron en marcha la idea con TradeNet en 1989, y TradeLink, en 1997. En 2004, la Comisión Económica de Naciones Unidas para Europa la definió como un ámbito (virtual) “que permite a las partes involucradas en comercio y transporte presentar información comercial y/o documentos por única vez, para cumplir requerimientos para importación, exportación o tránsito de mercaderías”. 

En 2005, se sumó la OMA, adoptando en Bruselas el Marco ‘SAFE’ para Asegurar y Facilitar el Comercio; y en 2013 la OMC, con el Acuerdo de Facilitación del Comercio de Bali, que está próximo a entrar en vigencia, y prevé expresamente la VUCE. 

Hacia 2012, según el Banco Mundial, de 150 países, 49 ya estaban dentro del sistema de VUCE. En Latinoamérica los pioneros fueron Colombia y Perú, en 2006, y después otros como México y Ecuador, en 2010; Chile y Bolivia en 2011; Uruguay en 2013 y Panamá y Argentina, en 2016.

La implementación de Ventanillas facilita el comercio, simplifica procesos, mejora controles estatales, otorga previsibilidad, dota de transparencia al Estado y reduce costos del comercio exterior (se estima un ahorro anual para Argentina, de u$s 6500 millones).

Muchísimo por hacer
Aún estamos muy relegados en rankings como el Doing Business del Banco Mundial en lo que refiere a comercio transfronterizo (puesto 117 de 190). Hay decenas de organismos con los que celebrar acuerdos, y la experiencia enseña que a veces los obstáculos son más políticos que técnicos. Por estos motivos, se eligió una adopción gradual, versus una de tipo ‘big bang’.
Un detalle a encajar, son las corrientes proteccionistas que invitan a simplificar trámites de exportación por sobre los de importación. Hay aún una presencia importante del papel en las transacciones y un Sistema de Aduana -Malvina- con techo en Windows XP, sin soporte Microsoft, cuando algunos países adoptan con la VUCE nuevos Sistemas aduaneros.

La lección internacional dice que el principal requisito para lograr la VUCE, es una voluntad política de hierro. El camino no es fácil, pero se dice, el primer paso no lleva a la meta, pero te saca de donde estás.

miércoles, 11 de enero de 2017

Entrevista Diario El Economista 11.01.2016 - Ventanilla Única del Comercio Exterior

Comparto entrevista que me hizo diario El Economista, difundida por Cancillería Argentina.

Las ventajas de la ventanilla única serán progresivas

LOS EFECTOS NO SERÁN INMEDIATOS PERO SE AHORRARÁN COSTOS Y SE ALENTARÁ LA INCURSIÓN INTERNACIONAL DE LAS EMPRESAS, SEGÚN ANALISTAS

La reciente puesta en marcha de la Ventanilla Unica del Comercio Exterior Argentino (VUCEA) ya abrió interrogantes y expectativas para las empresas importadoras y exportadoras.
Si bien la iniciativa fue bien recibida, queda por develar cuál será su verdadero impacto y los desafíos que interfieren en su implementación. La Ventanilla Unica (Single Window en inglés) es parte del Acuerdo de Facilitación de Comercio de 2013, alcanzado en las negociaciones multilaterales de la Organización Mundial de Comercio (OMC). La prueba piloto que se puso en marcha oficialmente en enero se centra por ahora en las operaciones del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) y del Instituto Vitivinícola Nacional (INV) aunque involucrará a largo plazo a más de 35 organismos públicos y privados. La VUCEA busca fundamentalmente digitalizar, agilizar, sistematizar y hacer más trasparente las autorizaciones y certificaciones del comercio exterior.

Las ventajas y resultados que destacan los analistas son bastante claros: ahorra tiempos, facilita las operaciones, aúna criterios e información, mejora los controles, evita la duplicación de transacciones y trámites; y hace a todo el sistema aduanero más eficiente. Asimismo, permite reducir procesos ilegales y, fundamentalmente, ahorra costos para el Gobierno, las empresas y los intermediarios. “La OMC ha estudiado el tema y muestra que cuanto más ágil, más fácil y flexible es el comercio, se reducen los costos y se alienta la ampliación de la incursión internacional de las empresas”, explica Marcelo Elizondo, de la consultora DNI.“Los costos administrativos en frontera son tanto o más altos que las trabas arancelarias y la Argentina es uno de los países más burocratizados en términos de comercio internacional”.

Desafíos en trámite Pero la implementación, al parecer, no es tan simple y llevará un tiempo. Fuentes del Ministe- rio aseguran que si todo marcha bien se pondrá en funcionamiento de forma completa e integral para el 2021. “No se trata de poner todos los trámites en línea”, dice Elizondo. “Hay que tratar de crear todo un sistema que apunte a ser más eficaz, más simple y con plazos más reducidos”. En este proceso el Gobierno deberá implementar normas y también invertir en recursos humanos y tecnológicos para asegurar el éxito del nuevo sistema.

Los analistas confiesan también que la VUCE permitiría pensar un comercio más transparente, con las mismas reglas para todos. Esto puede llegar a ser un desafío– sostienen– en un contexto en el que a falta de regulaciones claras, los detalles de las grandes operaciones del comercio local tienden a querer cerrarse con arreglos particulares.

Por otra parte, Diego Dumont, Despachante de Aduana y Especialista en Comercio Exterior, asegura en una columna escrita para el Centro Despachantes de Aduana (CDA) que una de las tareas más difíciles es armonizar y acordar con todos los organismos de otros países y agencias estatales locales, y que, por ese motivo, la implementación siempre es progresiva.


“Y un detalle no menor –destaca– son las nuevas corrientes proteccionistas, que hacen que los países se enfoquen mucho más en simplificar trámites de exportación por sobre los de importación”. Pablo Furnari, especialmente en marketing, “mas allá de la informatización en temas aduaneros, venimos con una cultura muy “presencial” ante la Aduana y otros organismos intervinientes en el comercio exterior”, destaca. 


lunes, 9 de enero de 2017

Un largo camino hacia la “Single Window” argentina. Los desafíos de una Ventanilla Única del Comercio Exterior Argentino (VUCEA).

                                                 Por Diego Dumont
                                                 (Para CDA Rep. Argentina) 
                                                
Argentina se vuelve a meter de lleno en la materialización de una Ventanilla Única de Comercio Exterior. Si bien la primer experiencia data del año 2012, cuando se implementó la inolvidable DJAI   como “Ventanilla Única Electrónica” (RG AFIP  3252/12 y 3255/12), aquella fue  una prueba  efímera y  acotada a la administración de las importaciones. Después en  2014 hubo un tibio intento con la RG AFIP 3599/2014 pero la norma quedó huérfana de continuidad.

Pero esta vez la cosa pinta diferente, y el equipo de Macri está enfocado en materializar la
“Single Window” nacional. En octubre pasado hubo un relanzamiento general del Régimen  por Decreto 1079, que incluye un Comité de Implementación que involucra a la propia Jefatura de Gabinete de Ministros (más AFIP y Secretaría de Comercio). A continuación, se sumó a la VUCEA el SENASA  (Resolución Conjunta AFIP 3972/2016 y SENASA 774/2016)  y el  INV (Resolución Conjunta AFIP 3981/2016 e INV 234/16). Hace pocos días AFIP  comunicó a los operadores (por  SICNEA) la  puesta en marcha para algunas operaciones competencia de estos dos organismos.   Pero ¿qué podemos aprender de la experiencia internacional y a qué desafíos habrá que enfrentarse para lograr una verdadera Ventanilla Única Integral?.

La Ventanilla Única en el mundo
Mucho antes de llamarse Ventanilla,  los países asiáticos la introdujeron como pilar de su comercio exterior. En especial, Singapur  la puso en marcha en 1989 con el nombre de TradeNet, y luego Hong Kong  hizo lo propio en 1997 con TradeLink.  Mientras que normalmente la Ventanilla Única se mueve por los ejes Gobierno-Operador, y  Gobierno-Gobierno,  países asíáticos como Korea, Hong Kong y Singapur  avanzaron sobre  el eje Operador-Operador, integrando a la Ventanilla Única documentación electrónica y medios de pago, siendo pioneros del comercio sin papeles.

Implementación de la Ventanilla Única en Asia

Fue recién en 2004,  cuando  se empezó a hablar de Ventanilla Única para el Comercio Exterior, como tal (“Single Window”, en inglés). La Comisión Económica de Naciones Unidas para Europa (UNECE, su siglas en inglés),  por Recomendación N° 33  la definió como  ámbito (virtual) “que permite a las partes involucradas en comercio y transporte presentar información comercial  y/o documentos por única vez, para cumplir requerimientos para importación, exportación o tránsito de mercaderías”. La Recomendación  proporcionó diferentes modelos para alcanzar los objetivos:  una única autoridad receptora/canalizadora de la información; un Sistema Único Automatizado para recepción de información, o un sistema automático de transacciones desde el cual el operador pueda interactuar con diferentes organismos.

Posteriormente  en 2005,  los  Directores Generales de Aduanas en representación de los entonces 166 miembros de la Organización Mundial de Aduanas se reunieron en Bruselas,  adoptando por unanimidad el Marco de Estándares “SAFE” para Asegurar y Facilitar el Comercio Mundial. Uno de sus elementos clave es la utilización de la tecnología informática en los envíos entre las aduanas, que mas adelante será materializada como Ventanilla Única  (punto 1.3.8, del Marco SAFE).
En 2013, la OMC se sumó a la tendencia mediante el Acuerdo de Facilitación del Comercio  de  Bali, que está muy próximo a entrar en vigencia, y prevé expresamente a la Ventanilla Única Electrónica como instrumento para su consecución (artículo 10, apartado 4).

El impulso se propagó por el globo. Hacia 2012, según el Banco Mundial, de 150 países encuestados, 49 ya estaban inmersos en la implementación de la Ventanilla Única, y 20 de estos ya tenían incluidos a los organismos estatales más relevantes. La Ventanilla Única está presente en los cinco continentes, pero  los países en desarrollo llevan la delantera por sobre los desarrollados.  Por ejemplo, Estados Unidos apenas se inicia en la implementación de  la ventanilla (ITDS) para exportaciones de pymes. Uno se pregunta, hasta qué punto ciertos países están dispuestos a simplificar y facilitar trámites (sobre todo desde el lado de la importación).     

En Latinoamérica se destacan Colombia y Perú (VUCE- Sunat-), que comenzaron a implementar la Ventanilla Única en 2006. Posteriormente se sumaron otros países, como México (VUCEM) y Ecuador (VUCE), en 2010;  Chile (VUCE –Sicex-) y Bolivia (Gobierno Electrónico), en 2011;  Uruguay (2013), Panamá (2016) y Argentina.

La Ventaniila Única en otros países (listado ejemplo)


Dificultades a superar
Se sabe que la implementación de Ventanillas contribuye a  la facilitación del comercio, a la simplificación de procesos (evitando duplicación), a la armonización de información, a mejorar la  eficiencia y eficacia de los controles y a otorgar  previsibilidad. También que dota de más transparencia al ámbito fiscal y aduanero, contrarrestando la corrupción, y que reduce costos al gobierno y a los operadores (se estima un ahorro anual para Argentina, de U$S 6.500 millones en costos del comercio exterior). Incluso, el concepto de Ventanilla Única es  adaptable para utilizarse de manera sub-nacional o  Supranacional (un ejemplo es la Ventanilla Única Regional de ASEAN, lanzada en 2005; o la posible Ventanilla Regional del NAFTA, hoy cuestionado por Trump).

Pero tan cierto como lo dicho son los desafíos a encarar. Argentina se encuentra muy relegada aún en rankings como el Doing Business del Banco Mundial en lo que refiere a comercio transfronterizo (puesto 117 de 190). Si la Ventanilla Única es el ámbito tecnológico en el que recalan de manera integrada todas las operaciones del comercio exterior  y transporte internacional y sus trámites asociados, es indispensable que  las Aduanas de los gobiernos celebren acuerdos de cooperación con otros organismos gubernamentales relacionados con el comercio internacional,  y la experiencia internacional indica que en la práctica, es muy difícil que abarque a todos estos organismos, y que muchas veces las razones son más políticas que técnicas (mencionemos por ejemplo la puja de intereses dentro de los propios organismos y entre Nación y Provincias). 

También es duro convencer a otras agencias estatales de adoptar el Sistema Armonizado para clasificación de las mercaderías en sus normas. Por estos motivos,  la mayoría de los gobiernos opta por una adopción progresiva,  incorporando organismos paulatinamente, versus una implementación de shock tipo big bang.  Y un detalle no menor son las nuevas corrientes proteccionistas, que hacen que los países se enfoquen mucho más en simplificar trámites de exportación por sobre los de importación.

Como si fuera poco, aún  hay una presencia importante del  papel en las transacciones comerciales y un  Sistema de Aduana –Malvina- que tiene techo en Windows XP, ya sin  soporte de Microsoft. No es casual que  en algunos países la Ventanilla Única fuera lanzada conjuntamente con una modernización de los Sistemas de Aduana (teléfono para Abad).

El comercio mundial ha crecido en el mundo en la última década, y aunque moderadamente, continúa haciéndolo. Pero también lo han hecho sus costos e ineficiencias. Esto obliga  a  focalizar los  esfuerzos para estar a la altura del mundo que viene, no  basta  con  eliminar aranceles.

La aventura no es fácil, pero tampoco imposible. En palabras de  Koh Tat  Tsen[1], “implementar una Ventanilla Única Nacional es extremadamente complejo y costoso. Requiere tremendo esfuerzo, cambio de mentalidad y por sobre todo… una voluntad política de hierro”.



[1] “Ten Years of Single Windows Implementatrion: Lessons learned for the future”.  Jonathan Koh Tat Tsen,Discussion Paper,  Global Trade Facilitation Conference, Génova, Diciembre 2011 (en inglés).

lunes, 2 de enero de 2017

Sigue el aumento de estímulos a exportaciones

Como les contaba hace poco continúa el incremento de reintegros de exportación. Hace días le había tocado a productos laneros, pesqueros y frutihortícolas del sur. Ahora a un universo mucho más grande de mercancías.

Más allá de las atribuciones constitucionales del Congreso Nacional para  legislar en materia aduanera (delegadas al Poder Ejecutivo  "como cheque en blanco" por  Ley 22415 Código Aduanero y cuestionadas por la jurisprudencia habiendo fallos sobre el tema); y más allá de que OMC no permita devoluciones de tributos directos (siendo este el caso de los reintegros), es un empujón de gran ayuda  para nuestras exportaciones.

No  vuelvo a repetir análisis y argumentos que también harían falta para que la norma tenga el impacto esperado, porque los comenté hace poco acá.

Les dejo una aproximación que armamos en la oficina con el  listado de las mercaderías beneficiados ahora,  con más aproximación ya que fueron publicadas sólo las posiciones arancelarias.
Nos vemos!

jueves, 29 de diciembre de 2016

La otra cara de la demora en las compras por internet



Por Diego Dumont

Algunos medios señalan por estos días que  según datos Correo Argentino hay   más de 270.000 paquetes que  todavía no pudieron ser retirados "porque los usuarios no realizaron los trámites necesarios o no pagaron las tasas correspondientes".

A casi cuatro meses de la puesta en marcha del  relanzamiento del puerta a puerta, problemas estructurales/culturales propios impiden a los argentinos gozar de un sistema de encomiendas saludable. Aclaro que el puerta a puerta se vincula con dos regímenes diferentes, el de envíos por Courier y el de envíos postales. Me refiero a este último.

La responsabilidad no es sólo de las los usuarios que no se presentan a retirar o no pagan, que  seguro existen. Hay una estadística ausente en la noticia y es la considerable demora que hay en Correo Argentino para procesar los envíos a su arribo a la Argentina, distribuirlo en centros del interior, luego a las aduanas de los domicilios correspondientes de estos paquetes y finalmente notificar a los usuarios para que estos realicen la desaduanización. Demora que puede superar con holgura los cuatro meses por estos días.
Estos tiempos muertos  contrastan con la expansión del comercio electrónico que experimenta el mundo de la mano de la tecnología, y con pilares sobre los que se apoya la legislación nacional, como miembro de la Unión Postal Universal y de la OMC, donde se impulsa por estos tiempos un Acuerdo de  Facilitación del Comercio.

Importancia global del comercio electrónico
Desde 2011 a estos días la tasa de  crecimiento del ecommerce superó el promedio anual del 20% y el volumen del negocio supera los 2 billones de dólares[1]. Cuatro de cada diez personas que usa internet, compra online bienes o servicios. Son  más de 1.200 millones de personas.
Si nos concentramos en las ventas electrónicas transfronterizas, es decir, las que no se hacen puertas adentrode las fronteras,  las ventas suman más de 320 mil millones de dólares (cerca del  1% del comercio mundial de bienes y servicios) y más de 300 millones de consumidores. Para 2020, se estima que más de 1000 millones de personas estará haciendo compras transfronterizas.

En Argentina, hasta el año pasado apenas 4 de cada 100 personas hacía compras por internet al exterior y por menos del 0.2% del valor  las importaciones nacionales.

Contexto internacional
El pobre funcionamiento actual del Régimen de  envíos postales en lo que refiere a importación va en contra además del Acuerdo de Facilitación del Comercio que impulsa OMC desde diciembre 2013 incluido en el Paquete de Bali”, que pretende agilizar  el movimiento, el levante y el despacho de las mercancías, y además, contraría el Convenio de la hoy Unión Postal Universal, creada en 1874 y de la que Argentina es miembro desde 1876. En particular, la letra de las actas del XX Congreso de la UPU incorporadas por Ley 24.200, que entre otras cosas disponen que “las encomiendas se entregarán a los destinatarios dentro del plazo más breve posible y de conformidad con las disposiciones que rijan en el país de destino. Cuando las encomiendas no fueren entregadas a domicilio, su llegada deberá anunciarse a los destinatarios sin demora, salvo que sea imposible”.

Es necesario potenciar el capital humano local, léase incrementar la eficiencia del Correo Argentino y disponer nuevos recursos si hiciera falta. Hay una oportunidad a la vez para reincorporar/mantener el empleo a trabajadores postales que son desplazados por la documentación electrónica.  Cuando el comercio electrónico en el mundo viaja en Ferrari, tenemos que bajarnos de la Renoleta. Sino las buenas intenciones se diluyen. Nos vemos,




[1] Contando sólo estadísticas B2C, de decir de negocio a consumidor y no otras alternativas como  C2B o B2C o C2C.

Las exportaciones van lentas. (El Economista, 16/12/2016)

Comparto el artículo de Mariano Cuparo, de Diario El Economista para el que fui entrevistado con otros colegas. Nos vemos!!

Diario El Economista, 16/12/2016.
Hay consenso entre economistas: en términos de exportaciones, a pesar del acomodamiento de precios relativos, el desempeño en el 2016 fue muy similar al del 2015, con una pequeña tendencia a la caída (sería de entre 2% y 3% medida en valores).

Es decir que, al menos en el corto plazo, la quita de retenciones y la mejora del tipo de cambio no redundó en un boom exportador. El 2017 también sería similar al del 2015 y al del 2016, pero con una leve tendencia al crecimiento.

La gran pregunta en términos de exportaciones es si los cambios de precios relativos (entre otros incentivos proexportación) resultarán a corto y mediano plazos favorables para los niveles de actividad. ¿La caída del consumo generada por la devaluación y quita de retenciones será compensada en algún momento por un boom exportador generado por la mejora competitiva?

Un difícil 2016 El primer trimestre del 2016 ilusionó con un salto exportador muy grande medido en cantidades, ya que mejoraron 19,6% respecto al mismo período del 2015, lo que dejó una mejora de 3,2% en valor, a causa de una caída de los precios. En el segundo trimestre esa euforia, tal vez explicable por la liquidación de la producción retenida por el agro en los tiempos previos a la devaluación, mermó. Medidas en cantidades, las ventas al exterior mejoraron apenas 0,4% respecto al mismo trimestre del año pasado, dando una caída en valor de 6,1%, por los precios desfavorables. Por último, el tercer trimestre ya mostró un empeoramiento de las cantidades, que dieron -0,3%, redondeando una caída de 0,5% en valor. El 2016 pareció comprobar la teoría del economista Marcelo Diamand, que sostiene que en el corto plazo la corrección de precios relativos no logra generar un boom exportador que compense la caída del consumo. Pero eso, per se, no elimina la posibilidad de que lo hagan en el mediano plazo.

¿Ante un 2017 débil?

Consultado por El Economista, el director de la consultora DNI, Marcelo Elizondo, sostuvo que hay un frente endógeno y otro exógeno para ver qué pasará en 2017. “Desde lo endógeno, habrá una buena respuesta de las exportaciones agropoecuarias. Mucho mejor cosecha de trigo, algo mejor de maíz y, por ende, una cosecha por arriba de 120.000.000 de toneladas. Y otra vez muchos problemas en las exportaciones industriales”, explicó. Sobre el frente exógeno, dijo: “La mitad de los mercados a los que Argentina les vende no van a tener buen año. Un tercio se vende a Latinoamérica, que va a tener un leve crecimiento de 1,5%. Si sumás a la UE, que es el 15%, y que también va a crecer menos de 2%, tenés que la mitad de las ventas van a tener gran debilidad. Sólo van a traccionar el Norte de Africa, Asia Pacífico y Asia Central que va a crecer más de 6%. Es decir, sos un avión funcionando con un solo motor”. Y concluyó: “Por lo tanto, mi impresión es que el año que viene vas a tener un crecimiento débil. Este año tenés un leve decrecimiento. Y el que viene te hará empatar con el año pasado, compensando lo perdido en 2016. Vas a exportar por US$ 58.000 M o US$ 59.000 M”. Sobre esa cuestión, el ex director del Indec Alejandro Barrios, dijo a El Economista: “Las exportaciones industriales van a Latinoamérica y uno no ve que el continente vaya a atravesar un crecimiento. Las que pueden mejorar son las exportaciones primarias, que como mucho podrán crecer 25% o 30%”.

¿Despegue a largo plazo?

Diego Dumont, contador especializado en comercio exterior, sostuvo: “El Gobierno tomó decisiones para favorecer las exportaciones. Eso apunta a reavivar una capacidad ociosa que se presupone que tiene el país y por lo cual deberíamos empezar a mejorar. A corto plazo nos repercute el contexto internacional, que los precios no son los mismos que los de la época de bonanza”. Y concluyó: “Va a ser un año de mayores exportaciones, una mejora no muy grande sino que va a mantener lo de este año y mejorarlo un poquito. Pero sí creo que va a comenzar en el 2017 una lenta recuperación".

martes, 13 de diciembre de 2016

Cinco cosas que no sabías de las exportaciones santafesinas. Cerrando el año.

Por Diego Dumont - Para Revista Puerto Negocios y CaCESFe

Sabemos que somos cerveceros, que esta es tierra futbolera y que la cumbia se roba los minutos en todas las radios y en todas las horas. Pero ¿ sabías de lo que subimos a los barcos para ofrecer al mundo?. Te lo cuento.

1-     ¿Cuánto exporta la Provincia de Santa Fe?
El valor exportado  de enero a octubre de 2016 por la Provincia fue de 11.803 millones de dólares, Se podría esperar un cierre de año con exportaciones provinciales cercanas a  13.500 millones de dólares y 32.500 millones de toneladas. ¿Es mucha plata?. Para el país sí. Es cerca de una cuarta parte las exportaciones nacionales. A octubre Argentina exportó 48.313 millones de dólares y se esperan  alrededor de 55.500 millones de dólares de exportación para todo el año.  Si por ahí anduvieran las cifras, sería un año muy parecido al anterior, con variaciones interanuales mínimas, y aunque no haya una recuperación del valor exportado, sería un dato positivo el freno a la caída de los últimos períodos. 
  

Participación de las exportaciones santafesinas en las exportaciones nacionales - Período 2011-2016 (en millones de dólares FOB)

Elaboración propia en base a datos  IPEC - INDEC


12-     ¿A qué lugares se vende?
Las ventas externas están centralizadas en pocos países. Los principales socios comerciales son: India 9,57%, Estados Unidos 6,64%, Brasil 6,36%, Vietnam 6,29%, Egipto 5,90% y China 5,76%. Estos seis socios representan el rumbo de cerca del 40% del valor de nuestras exportaciones, en una lista de casi 160 países.

Se puede ver un nuevo panorama en las exportaciones santafesinas, en el que India se sigue consolidando como destino, mientras que  Brasil y China pierden el liderazgo de épocas recientes. El análisis resalta aun más si te recuerdo que los principales socios que asoman para Argentina en 2016 son  Brasil, China, Estados Unidos, Vietnam, India, Chile, Egipto y España, en ese orden.

En términos de cantidades Vietnam lidera la lista (8,36%), y lo siguen de cerca Egipto (6,61%), India (5,74%) y China (5,66%).
Elaboración propia en base a datos  IPEC

Si miramos introspectivamente hacia Latinoamérica, los principales destinos de las exportaciones santafesinas según su valor son Brasil (6,36%), Perú (2,36%), Chile (1,79%), Venezuela (1,40%),  Paraguay (0,84%) y Uruguay (0,83%). Brasil sigue siendo el principal socio comercial en la región pero ya no a nivel global.  A nivel continental, según el valor exportado,  Asia es el continente más importante (42%). Lo siguen América (23%), Europa (19%), África (14%) y Oceanía (2%).

13-     ¿Qué rubro es el más importante?
Las exportaciones de los países se separan estadísticamente en cuatro principales rubros. PP (Productos Primarios), MOA (Manufacturas de Origen Agropecuario), MOI (Manufacturas de Origen Industrial y CyE (Combustible y Energía). A nivel nacional las MOA son el rubro exportado más importante con cerca del 40% de participación. Luego,  las MOI y los Productos Primarios representan casi del 29% del valor exportado cada uno, y   queda un escasísimo margen para el rubro Combustibles y Energía (3% aproximadamente).
  
En Santa Fe Provincia, el  dominio de las MOA es absoluto. Por sí mismo alcanza una contundente media que roza el 70% en la última década (73% este año). Siguiendo con los rubros, es bastante pareja la participación de Productos Primarios (PP) y MOI (12,5% y 14% respectivamente) y cierra Combustibles y Energía (CyE) como para cumplir, con un peso en relación al total  debajo del 0,3%.  

En 2016 se registró una caída en los precios promedio de todos los rubros. Hay que resaltar que justamente se trata de un "promedio" y un análisis más detallado sería conveniente antes de sacar conclusiones apresuradas. Si tenés un pié en el freezer y otro en el horno, matemáticamente estás bien, pero es sólo una media.

Elaboración propia en base a datos  IPEC


14-     “Rinde mucho pero mucho más”!!

Como pasa con esas propagandas de jugos que rinden más y más, .. así pasa con las exportaciones argentinas. Una vez más se confirma una característica histórica: su considerable concentración. Santa Fe es responsable de alrededor del 24% de las exportaciones nacionales, segunda Provincia exportadora detrás de Buenos Aires (33%) y por delante de Córdoba (15%).  Las tres juntas representan más del 70% del total del valor exportado a nivel nacional. Esto es concentración “territorial”, aunque también la hay en destinos y en “protagonistas”. En Argentina casi cien empresas grandes (el 1% del padrón) vendía más del 72% del total exportado en 2014, y casi 750 empresas llegaban al 92% de dicho total. Si querés mirarlo desde otro ángulo, más de 9 mil empresas son estadísticamente como un “cuchillo viejo”, ni pinchan ni cortan, no llegan ni al 8% del valor exportado en el país.

Santa Fe ha sido históricamente la mayor exportadora de productos lácteos y cárnicos del país, y por sobre todas las cosas, debido a su importancia, de productos de la cadena sojera.  Del importante rubro de MOA antes mencionado, el 96% corresponde a tres productos bien diferenciados:  harina y pellets de soja (NCM 2304.00.10), Aceite de soja (NCM 1507.10.00) y biodiesel –principalmente de soja- (NCM 3826.10.00). Esta tríada es a su vez cerca del 70% del total exportado por la Provincia de Santa Fe.


15-     ¿Qué vendemos?
Productos más exportados según su valor FOB

Elaboración propia en base a datos IPEC
Comentarios finales
Es muy probable que en cantidades exportadas, 2016 supere lo hecho el año pasado en una franja del 5 al 10%. Pero será un año similar si lo miramos desde la óptica de los dólares aportados al país. Esto se explica por la mencionada caída en el precio en los diferentes rubros que te comenté, y en una demanda mundial menor a raíz de un contexto económico internacional más difícil.
Panorama similar se espera a nivel país, con aumento de cantidades exportadas e importadas, pero caída en los precios. La buena noticia será seguramente el cierre de año para Argentina con superávit comercial. Cuando se hagan las cuentas de exportaciones e importaciones, nos va a quedar un “vuelto” cercano a los 2400 millones de dólares. Esto está buenísimo después de un año de 3.000 millones de dólares en rojo.

Nos vemos,


Translate